fbpx
Superando complejos

Las orejas de soplillo ya no serán un problema

¿Quién no ha tenido en su clase algún compañero de orejas prominentes, un compañero al que llamaban orejas de soplillo, Dumbo,…? Este problema no solamente lo sufre el niño, en la mayoría de los casos los padres lo sufren aún más al ver cómo afecta a la autoestima de su hijo debido al gran complejo que le crea.

Las madres que han tenido este problema, han intentado solucionarlo de múltiples formas; poniendo un gorro con las orejas bien pegadas a la cabeza, cintas recogiéndolas, colocando bien las orejas antes de acostar al bebé y asegurándose cada dos por tres que éstas no se separasen de la cabeza, o incluso poniendo al bebé un esparadrapo entre oreja y cabeza. Sabemos que el tener orejas con esta disposición es simplemente una cuestión estética ya que no afecta ni a la audición ni a ningún otro problema de salud, pero también sabemos que puede crear traumas debido a las burlas, sobre todo, de otros niños.

Existe la solución de la cirugía, pero, no es aconsejable en niños menores de siete u ocho años, ni todos los afectados están dispuestos a someterse a una operación. Además puede que el problema no sea tan grave como para operar, pero sí lo suficiente como para acomplejar. Lo primero de todo es tratar el tema con normalidad, pero igual que tomamos medidas y ponemos un aparato a nuestro hijo en cuanto vemos que tiene mal colocados los dientes, por qué no tomar también soluciones en el caso de sus orejas.

Pues estamos de enhorabuena, las orejas de soplillo tienen una fácil solución al alcance de todos y no puede haber mejor garantía que la respuesta que encontró una madre preocupada por su bebé y que probó lo que habían probado otras madres antes. Se trata de unos correctores, compuestos por dos láminas de silicona transparente que se colocan en la cabeza y el cartílago de la oreja mediante un adhesivo hipoalergénico que disminuye la separación entre ambas partes. Estos adhesivos son indoloros para el bebé y prácticamente invisibles. No requieren prescripción médica y pueden utilizarse a partir de los 3 meses de edad.

Pueden utilizarlo tanto bebés, como adultos, y usarse a diario o sólo en ocasiones puntuales.

Utilizándolo desde los primeros meses de vida los resultados que pueden obtenerse son mejores. Ya en adultos su efecto es disimular las orejas.

No tienes excusa. Se acabó que cuando enseñemos nuestro álbum de fotos familiar alguien nos diga: ¡Pero que orejas de soplillo…!

2 comentarios en “Las orejas de soplillo ya no serán un problema”

  1. Tengo a mi bebe de 6 meses con orejas separadas.. mi consulta es: al utilizar otostick se corrigen momentaneamente las orejas (es decir mientras los tiene puesto) o puede llegar a correjir el cartilago para siempre?

    1. info@disras.com

      Buenos días Nadia,
      Ante todo, muchas gracias por su interés en nuestro producto.
      En bebés y niños de edades comprendidas entre los 3 meses y 6 añitos de edad hemos logrado demostrar la eficacia correctora del producto a través de un estudio pediátrico, sobre el que podrá leer de forma más detenida en http://www.pap.es/FrontOffice/PAP/front/Articulos/Articulo/_IXus5l_LjPrH2v1NLAvLVL_eTA1tcPY_FGjGUyjAdZve9XEhK1rJcF47oYa3yWO9
      Muchas gracias por su interés. Quedo a su disposición ante cualquier duda o sugerencia.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Carrito de compra